El MPT inauguró un lactario en la sede de Perú


El MPT inauguró ayer un lactario en su sede de la calle Perú, donde las mujeres pueden amamantar y/o extraer su leche materna y conservarla adecuadamente hasta el regreso a sus hogares.

Este espacio se propone como un ambiente seguro, cómodo y cálido en el que las madres pueden ejercer el derecho a la lactancia dentro del ámbito laboral, a la vez garantiza el derecho de las/os niñas/os a alimentarse con leche materna, que es el mejor y más completo alimento que pueden recibir ya que les brinda todos los elementos que necesitan para su crecimiento y desarrollo saludables.

"Este es un momento muy importante porque implica reconocer un espacio necesario para las mujeres que, como yo, volvimos muy rápido a trabajar y teníamos la voluntad de sostener la lactancia. Es un período muy lindo pero también difícil, porque a veces implica extraernos leche en lugares públicos sin las condiciones mínimas de higiene y, lo que no es menos importante, sin intimidad", sostuvo la Dra. Bendel durante la inauguración.

El lactario del MPT es un espacio de uso exclusivo, especialmente acondicionado, digno e higiénico, que cuenta con sillones, heladera, agua potable y elementos útiles para la extracción. "Con mi primera hija tuve que interrumpir la lactancia porque volví muy pronto a trabajar y no existía un espacio acorde. Que un ámbito así se materialice es algo concreto que se implementa en favor de las mujeres que trabajamos, ayuda muchísimo", dijo la Dra. Ángeles Casares, que se encuentra amamantando a su tercera hija.

"Yo creo que la reducción horaria de la jornada de trabajo es una condición necesaria pero no suficiente para sostener la lactancia, porque si una no cuenta con un espacio preparado para extraerse la leche y conservarla, es muy difícil seguir con el amamantamiento. Cuando nació mi primera hija, lo que hacía era sacarme leche y tirarla, es decir, desperdiciaba algo muy valioso, que incluso podía ser donado para que otros niños puedan acceder a la leche materna", opinó la Dra. Mariela Aisenstein.

La lactancia materna debe ser constante y es recomendada hasta los dos años de vida. A través de su leche, la madre le transmite al bebé anticuerpos que lo protege de enfermedades respiratorias, infecciones intestinales, diabetes y alergias. Asimismo, la lactancia reduce el riesgo de anemia y obesidad en las/os niñas/os, a la vez que fortalece la relación de afecto madre-hija/o.

Imagen: