Jornada "Derecho a una alimentación adecuada”


El lunes 19 de marzo se realizó en la Legislatura porteña la Jornada "Derecho a una alimentación adecuada: desafíos pendientes en materia de etiquetado de alimentos", de la que participaron especialistas de la antropología y la salud de nuestro país.

En la apertura, la Dra. Yael Bendel, Asesora General Tutelar, destacó la importancia de generar estos espacios de reflexión y debate que contribuyan a generar políticas públicas sustentables y consistentes en materia de derecho a la salud y nutrición.

La primera exposición estuvo a cargo del Dr. Sebastián Laspiur, representante de la Organización Panamericana de la Salud en Argentina, y se tituló "Epidemia de obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles". El Dr. Laspiur señaló que el sobrepeso y la obesidad constituyen una problemática no sólo local sino global, que ha incrementado sus estadísticas de manera exponencial en los últimos años. “La obesidad es causa directa de morbilidad y de dificultades emocionales conductuales desde la infancia, que incluyen complicaciones gastrointestinales, apnea del sueño, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, depresión y estigmatización, entre otras. Por eso es importante desarrollar estrategias para contrarrestar esta alarmante tendencia”.

Por su parte, la Mgr. Verónica Risso Patrón, Coordinadora del Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de Obesidad del Ministerio de Salud de la Nación, habló sobre las líneas de trabajo en el abordaje poblacional de la obesidad. En consonancia con lo expresado por el Dr. Laspiur, Risso Patrón hizo una descripción de los factores determinantes de esta epidemia, en la que destacó que las personas están expuestas a una oferta creciente de alimentos no saludables y a un marketing engañoso, que existe un alto consumo de alimentos ultraprocesados, que estamos inmersos -en particular, los niños y las niñas- en ambientes sociales obesogénicos y que carecemos de suficiente información a la hora de ejercer nuestro derecho a elegir qué comer. “El adecuado etiquetado y rotulado de alimentos es una manera de garantizar el derecho de las personas a la información oportuna, clara y precisa, y en este sentido constituye una importante herramienta para el ejercicio de la ciudadanía”, expresó la Mgr. Risso Patrón.

En el cierre del primer panel, la Dra. Patricia Aguirre, en su intervención titulada “Políticas públicas para el Derecho a la Alimentación Adecuada, seguridad y soberanía alimentaria: una mirada antropológica”, remarcó que el plato de comida está atravesado por relaciones sociales: el medio ambiente, la tecnología, la economía, la clase, el género, la edad, los sistemas de derechos y su distribución social, la historia y los sistemas de creencias, no sólo la religión sino también la ciencia y todo aquello relacionado con la salud y la estética. “Todo esto dirige las elecciones y el gusto, que poco tienen que ver con actos individuales sino que remiten a una complejidad social, cultural e histórica”, aseguró la Dra. Aguirre.

“El etiquetado debe entenderse como un campo de lucha donde las tensiones por el ejercicio del poder de nominación son inmensas. En esta disputa entre actores heterogéneos y desiguales -un mercado triunfante, el estado que debe representar el bien común y la academia como representante de la “verdad” científica- se juega la posibilidad de cambiar la lógica de la producción y el consumo alimentarios, y el efectivo derecho a la seguridad y la soberanía alimentaria”, concluyó la antropóloga.

En el segundo panel, la antropóloga Mgr. Andrea Solans y la Lic. en nutrición Andrea Graciano expusieron sobre las estrategias publicitarias en materia de productos alimenticios ultraprocesados dirigidos a niñas y niños en supermercados y sobre los desafíos pendientes para garantizar el derecho a una alimentación adecuada. Ambas presentaron estadísticas actualizadas sobre la problemática del sobrepeso y la obesidad, y profundizaron sobre los distintos sistemas de etiquetado frontal que se han establecido por ley y de manera obligatoria hasta el momento (casos de Chile, México, Ecuador y Tailandia). “Es fundamental generar evidencia local que permita determinar cuál es el sistema más eficiente para la población argentina, es decir, que sea fácil de comprender, que proporcione información útil para tomar decisiones y evite malos entendidos”, sustuvo la Lic. Graciano.

La jornada contó con la presencia de más de 300 asistentes, entre los que se encontraban magistrados del Poder Judicial local, funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, legisladores locales y provinciales y representantes de diferentes federaciones y organizaciones de profesionales de la salud, vinculados con la temática.

 

Imagen: