Noticias

Inicio“La adopción no debe ser pensada como una política social”
Inicio“La adopción no debe ser pensada como una política social”
“La adopción no debe ser pensada como una política social”

“La adopción no debe ser pensada como una política social”

08 Jun , 11

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 7 de junio de 2011

Un proyecto de ley de adopción basado en los plenos procesos constitucionales, en el resguardo de los derechos del niño y en el respeto por el derecho a la identidad fue presentado el 6 de junio de 2011 en la Cámara de Diputados de la Nación.

La Diputada María Luisa Storani impulsa este proyecto que ajusta los estándares de la ley vigente a los de la ley de Protección Integral de niñas, niños y adolescentes, 26.061. Por ello, la Asesora General Tutelar de la Ciudad, Laura Musa, lo apoya entre varios proyectos que cuentan con estado parlamentario.

Entre los planteos más importantes del proyecto, que cuenta con el asesoramiento técnico de la Fundación Sur Argentina, se puede mencionar que se elimina el supuesto de “abandono moral y material” y exige que se reemplace por el principio de consentimiento informado. Es decir, que tanto los progenitores como el niño, niña o adolescente puedan participar debidamente del proceso que los involucra (en el caso de los chicos a través del abogado del niño).

Con respecto a la adopción plena -que extingue el vínculo con la familia de origen- la Diputada Storani aseguró que debería limitarse a los supuestos de niños con filiación desconocida. Musa en relación a ello agregó que justamente “la regla de este proyecto es la adopción simple”. Regla que es inversa al panorama que existe hoy en el país en el que el 90 por ciento de las adopciones son plenas.

Lo que ocurre en esos casos es que se suprime cualquier vínculo que lo pueda relacionar con su familia de origen. “No hay que dividir sino sumar familias”, aseguró Musa refiriéndose a que el proyecto promueve que en los casos de estar dado el estado de adoptabilidad los procedimientos sean ágiles, transparentes, no arbitrarios y confiables para toda la sociedad, pero que a su vez se permita al niño la posibilidad de revincularse con su familia biológica si así lo desea.

Por ello es para destacar que el niño adoptado a cualquier edad podría pedir su legajo. Es una ley que le otorgaría transparencia a la situación de hoy en la que se da un doble estándar: las personas que adoptan a través de la vía legal y las que no. Se describió a esta situación como una “injusticia del sistema actual” ya que genera una inequidad para los que tramitan una adopción de forma correcta y fomenta las adopciones irregulares.

Asimismo, el proyecto se opone a uno de los puntos principales del proyecto de la Diputada Cynthia Hotton que permitiría la “entrega anónima” de los niños como se hacía en las antiguas sociedades de beneficencia. Este procedimento no respetaría en absoluto el derecho a la identidad y, a la vez, posibilitaría situaciones de trata y tráfico de personas.

La propuesta de este proyecto es que la pobreza no sea castigada, y que las adopciones se realicen en los casos correspondientes y no por falta de recursos, expresó Musa, y aseveró  que la “adopción no debe ser pensada como una política social, si no como un recurso de última ratio del Estado en los casos en que no haya una familia”.

Novedades relacionadas